Lo que una vez fue

El hombre europeo era mejor antes; más fuerte, sano, inteligente, inventivo, valiente, también más honesto y más honorable. De hecho, cuanto más atrás en el tiempo vayas, mejores eran nuestros antepasados.

Te podrías preguntar: ¿entonces, por qué vivían en cuevas, llevaban harapos y nunca se lavaban?. Bueno, entiendo tu preocupación, pero lo que te han contado sobre nuestros antepasados simplemente no es verdad. Ellos jamás vivieron en cuevas; sólo usaban las cuevas para ciertas ceremonias religiosas. Tampoco vestían con harapos; las pocas ropas de la Edad de Piedra que conocemos estaban bastante elaboradas y bien hechas. Ni eran sucios; ¿por qué demonios iban a serlo, cuando ni siquiera lo son la mayoría de los animales?. Incluso los perros se lavan por sí mismos. ¿Por qué no iban a hacerlo también nuestros antepasados humanos?.

Ropas europeas de hace más de 5.000 años

Así pues, ¿por qué tenemos esta visión tan horriblemente negativa de nuestros propios y superiores antepasados?. Hay por supuesto una respuesta muy sencilla para eso; el cristianismo. Podría decir mucho más sobre eso, y ya lo he hecho, pero en vez de eso volveré rápidamente a algo más interesante; ¿cómo podemos recuperar la grandeza?.

Ya ves, no hay ningún “pecado original” excepto el de mezclar las especies, y ninguna “salvación” salvo aquella que podemos asegurarnos para nosotros mismos, usando nuestro propio poder mental, en la vida y aquí sobre el planeta Tierra. No hay nada por lo que pedir perdón, sólo algo que arreglar. No hay nada por lo que rezar, o a lo que rezarle por bien de eso, sólo algo por hacer.

Lo primero de todo que tienes que comprender realmente es que no hay nada mejor que la vida en la Tierra: no hay cielo, ni un éxtasis de plenitudo en el más allá, ni descanso eterno ni nada por el estilo. No hay ninguna otra inmortalidad que aquella que te aseguras para tí mismo al vivir honorablemente, reproduciéndote y renaciendo en tu propia estirpe. No hay ninguna otra felicidad que aquella que te aseguras para tus hijos y para sus hijos; renacerás en tu estirpe, así que cualquier felicidad que crees aquí en la Tierra te beneficiará a largo plazo.

La segunda cosa que realmente necesitas comprender es que aunque la vida es lo mejor que tenemos, no hay necesidad de temerle a la muerte; lo mejor de ti renacerá dentro de tu estirpe, cuando vuelvas a la vida como uno de tus propios descendientes. Todos tus errores serán olvidados. Sólo lo bueno regresa, porque sólo lo bueno será recordado y devuelto a la vida.

La buena vida no trata sobre la riqueza, el lujo, el placer, la risa, el gozo y el relax. Cualquier dolor que debas soportar en la vida es solamente bueno, porque te hace más fuerte y te permite expresar y mantener tu fuerza – y si sufres la muerte debido a éste, probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. Cualquier “mal” en tu vida es solamente un bien, porque te hacer mejor y te permite expresar y mantener tu bondad – y si sufres la muerte por causa de él probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. La desarmonía se encuentra solamente ahí para recordarte la necesidad de armonía, y para asegurarse de que estés preparado para restaurarla cuando se la necesite, o mueras intentándolo. La buena vida es aquella que te permite expresar y mantener todas tus cualidades, e inspirar a aquellos que te rodean a hacer lo mismo. La buena vida es aquella que asciende en espiral hacia la grandeza y la fuerza, atravesando ventiscas de adversidad; ¡hacia el honor!. La muerte no es el final; la muerte es solo la suma de la vida – todas tus acciones honorables sumadas y enviadas hacia la siguiente vida. Tú mueres, pero tu honor puede vivir para siempre, y también alimentará la grandeza en todos los que te rodean.

La tercera cosa que necesitas comprender en realidad es que la vida es eterna. Eres parte de un mundo siempre cambiante sin principio ni final. No hay “creación” ni “día del juicio”, sólo una existencia dinámica en la eternidad, y justo al igual que las estaciones cambian en la naturaleza, así lo hace el hombre en las etapas de su existencia. El invierno es como el renacer, la primavera el nacimiento, el verano la vida, y el otoño la muerte. La noche es como el renacimiento, la mañana es el nacimiento, el día la vida, y la noche la muerte. El eclipse lunar es como el renacimiento, la luna nueva el nacimiento, la luna llena la vida, y la luna menguante la muerte. Todo gira en círculos. Como es en la naturaleza, así es en el hombre. Así en el cielo como en la Tierra.

Así pues, ¿por qué tenemos esta visión tan horriblemente negativa de nuestros propios y superiores antepasados?. Hay por supuesto una respuesta muy sencilla para eso; el cristianismo. Podría decir mucho más sobre eso, y ya lo he hecho, pero en vez de eso volveré rápidamente a algo más interesante; ¿cómo podemos recuperar la grandeza?.

Ya ves, no hay ningún “pecado original” excepto el de mezclar las especies, y ninguna “salvación” salvo aquella que podemos asegurarnos para nosotros mismos, usando nuestro propio poder mental, en la vida y aquí sobre el planeta Tierra. No hay nada por lo que pedir perdón, sólo algo que arreglar. No hay nada por lo que rezar, o a lo que rezarle por bien de eso, sólo algo por hacer.

Lo primero de todo que tienes que comprender realmente es que no hay nada mejor que la vida en la Tierra: no hay cielo, ni un éxtasis de plenitudo en el más allá, ni descanso eterno ni nada por el estilo. No hay ninguna otra inmortalidad que aquella que te aseguras para tí mismo al vivir honorablemente, reproduciéndote y renaciendo en tu propia estirpe. No hay ninguna otra felicidad que aquella que te aseguras para tus hijos y para sus hijos; renacerás en tu estirpe, así que cualquier felicidad que crees aquí en la Tierra te beneficiará a largo plazo.

La segunda cosa que realmente necesitas comprender es que aunque la vida es lo mejor que tenemos, no hay necesidad de temerle a la muerte; lo mejor de ti renacerá dentro de tu estirpe, cuando vuelvas a la vida como uno de tus propios descendientes. Todos tus errores serán olvidados. Sólo lo bueno regresa, porque sólo lo bueno será recordado y devuelto a la vida.

La buena vida no trata sobre la riqueza, el lujo, el placer, la risa, el gozo y el relax. Cualquier dolor que debas soportar en la vida es solamente bueno, porque te hace más fuerte y te permite expresar y mantener tu fuerza – y si sufres la muerte debido a éste, probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. Cualquier “mal” en tu vida es solamente un bien, porque te hacer mejor y te permite expresar y mantener tu bondad – y si sufres la muerte por causa de él probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. La desarmonía se encuentra solamente ahí para recordarte la necesidad de armonía, y para asegurarse de que estés preparado para restaurarla cuando se la necesite, o mueras intentándolo. La buena vida es aquella que te permite expresar y mantener todas tus cualidades, e inspirar a aquellos que te rodean a hacer lo mismo. La buena vida es aquella que asciende en espiral hacia la grandeza y la fuerza, atravesando ventiscas de adversidad; ¡hacia el honor!. La muerte no es el final; la muerte es solo la suma de la vida – todas tus acciones honorables sumadas y enviadas hacia la siguiente vida. Tú mueres, pero tu honor puede vivir para siempre, y también alimentará la grandeza en todos los que te rodean.

https://hermandadpagana.files.wordpress.com/2014/06/sunwheel11.jpg
Petroglifos Escandinavos

Haz lo mejor con lo que tengas y sobre lo que puedas hacer algo. No te preocupes por lo inevitable. Disfruta de la armonía del universo, y también de la lucha contra toda la desarmonía. Vive por una vida futura en la Tierra, y no por “Paraísos” ficticios en el Cielo. Vive para hacer a tu estirpe fuerte y honorable, inteligente e inventiva, valiente y honesta, y aún más honorable. Líbrate del yugo extranjero llamado “cristianismo”.

bisons-in-altiira-cave
Arte Europeo de más de 40.000 años de antigüedad

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2014/06/16/lo-que-una-vez-fue/

Ygdrassill y las Sagradas Fuentes de la Sabiduría

Yggdrasill se traduce como “el que exige reverencia” (pero es más comúnmente traducido como “el caballo terrible”), y es otro nombre para el dios Heimdallr (“árbol del mundo”, “árbol sobre la morada”). El árbol de la vida está ubicado en el túmulo mortuorio; su copa se estira en el aire, el reino de los espíritus (Âsgarðr), y sus raíces llegan hasta Hel; su tronco se encuentra en el Medio, en la Tierra Media (Miðgarðr). Tiene tres raíces, y cada una se alimenta de un pozo sagrado. Estos pozos llevan los nombres de Urðarbrunnr (“la fuente del honor/la reputación”), Mîmisbrunnr (“La fuente de la memoria/los recuerdos”) y Hvergelmir (“corriente del año”, “corriente de aire de un año” o más probablemente “corriente del pasado” o “corriente de aire del pasado”).

Treskilon

En el túmulo no se cortaba el pasto, no se recolectaban hierbas ni se talaban árboles, y no se le permitía pastar a ningún animal. Estos túmulos se cercaban para mantener fuera a los animales. Era un lugar sagrado, un lugar entre el mundo de los vivos (Âsgarðr) y el de los muertos (Hel). Era la Tierra Media (Miðgarðr).

Triquetra

Sí… los académicos aún no han llegado a esa conclusión; Obviamente Âsgarðr  es nuestro mundo. ¡Los dioses somos nosotros! Miðgarðr es solamente el nombre del lugar de entierro, que está dentro de la cerca, en que el hombre mora  entre la vida y la muerte, esperando el renacimiento. Al interior del panteón se le llama Valhöll; el salón de los elegidos/caídos.

Un árbol de la vida que fuera fuerte era probablemente visto como algo bueno. Cuanto más alto, viejo y grande era el árbol, más importante sería el hombre dentro del túmulo. Más viejo sería. Más veces renacería. Más honor y reputación habría podido obtener. Más recuerdos habría dejado atrás. Más “corriente del pasado” podría haber encontrado dentro del túmulo.

Su morada bajo el árbol era el Valhöll, el salón de los elegidos/caídos, y como sabemos este es el salón de Ôðinn. Cada una de las tres raíces y los pozos sagradas están ubicadas en el Valhöll. Tal como a Þôrr se le conoce por su martillo que vuela por los aires, simbólicamente representado como una cruz gamada (“Swastika” en sánscrito), Ôðinn es conocido por si trisquel, alias triqueta alias Valknot (más moderno); un retrato de las tres raíces, los tres apoyos sobre los que se alza el árbol de la vida, los tres pozos o fuentes sagradas.

En Dinamarca hay una piedra rúnica, la Piedra de Snoldelev, famosa por su simbolismo Odínico y el siguiente texto: kunuAlts stAin sunaR ruHalts þulaR o salHauku(m), que los investigadores (…) han traducido como “la piedra de Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, declamador de Salhaugar”. Para saber más sobre suinterpretación pueden hacer click aquí. Probablemente, sin embargo, podría traducirse así: “la piedra de Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, sabio del salón de la colina (mortuoria)”. En otras palabras, Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, era un hombre con un Hamingja y se encontraba dentro de la colina mortuoria. La piedra rúnica era su Yggdrasill; un marcador para mostrarle a los demás dónde estaba enterrado y qué tan honorable era –posiblemente sólo para mostrar el camino a su tumba.

Símbolo de los 3 cuernos de beber en la Piedra de Snoldelev

Un þulr, cuya forma en proto-Nórdico es þulaR, era un erudito, un escaldo, un hombre sabio, pero el significado original de la palabra era “discurso/sermón” o “larga sucesión de palabras”, lo que claramente cabe como anillo al dedo si consideramos cómo era conducido elrito de paso. Necesitaban aprender una larga sucesión de palabras, las canciones sagradas, y entenderlas para pasar la prueba (y entonces convertirse en un þulr). Entonces, el honorable Gunnvaldr había pasado la prueba, y ahora yacía dentro, esperando para renacer.

Ustedes pueden preguntarse qué demonios están haciendo los académicos, cuando casi siempre fallan en comprender los temas que estudian, y lo siento, pero no puedo ayudarlos a entender. Me tiene tan desconcertado como a ustedes. 

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/19/yggdrasill-y-las-sagradas-fuentes-de-sabiduria/

Los Menhires Aún se Alzan

Como hombre Pagano rechazo el concepto Cristiano de la vergüenza y humildad en relación a nuestros antepasados. Cualquier cosa mala que nuestros antepasados ​​hicieran ya no está aquí, pero todo lo bueno que hicieron siempre estará con nosotros. No sólo debemos estar orgullosos de nosotros mismos, en privado, sino también activamente hacer todo lo posible para preservar su memoria. Nosotros somos ellos, porque venimos de ellos y llevamos con nosotros, no sólo su ADN, sino también su espíritu. Vivimos para añadir más al Honor de nuestros antepasados​​, pues nosotros mismos somos ellos.

Los Judeo-cristianos llamarían a esto «fanfarronadas», pero ¿por qué habría de importarnos lo que éstos miserables, ignorantes, esclavos judio -adoradores puedan pensar de nuestras creencias? Nosotros debemos jactamos de nuestro origen, si sentimos que tenemos una razón para ello ¡y cualquier gran hombre en tu familia es por supuesto una buena razón! ¡Brag! ¡Dinos de quién procedes, qué bienes realizaron , lo que lograron! Si lo haces ¡así también nos dirás quién eres tú!

Los Europeos no eran (originalmente) definidos por su comercio, sino por el lugar de donde procedían, los nombres de sus padres y (más tarde) sus nombres de propiedades de familia (Ôðal) – y finalmente
en la era Cristiana, por su comercio.

En el pasado Pagano así era como se saludaban entre extranjeros; ellos mostraban sus manos vacías de armas, si venian en son de paz, deseaban a los extranjeros suerte y alegría, y les hablaban acerca de quiénes eran. Les daban sus nombres, los nombres de sus padres y de dónde venian, y con frecuencia también los nombres de sus abuelos y de los grandes y famosos hombres de su familia. Eran honestos, valientes y orgullosos! ¿Por qué deberiamos ser diferentes hoy? 

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/26/los-menhires-aun-se-alzan/

Do et Des

Nuestra forma de percibir el pasado está muy torcida, distorsionada, dañada y arruinada por los Judeo-Cristianos. Éstos tienen su biblia hecha por el hombre, y cualquier cosa que no encajase con el contenido de esta biblia fue quemado, aplastado, prohibido, demonizado, escupido y cubierto de mentiras. Es por esto que, frecuentemente, aun pensamos en nuestros antepasados Neandertales como grotescos brutos, y, aún más importante, de todo lo que precede al Judeo-Cristianismo como salvaje, primitivo, irrelevante, vergonzoso y totalmente sin importancia. Lo que sea que haya existido antes no debería importarnos en absoluto. Es más, ¡debería avergonzarnos! El mundo comenzó en el año cero. El Judío-Jesús fue el inicio de todo, o, en el mejor de los casos, Noé y su rebaño de animales.

Para entender correctamente el pasado, debemos deshacernos del prejuicio que tenemos hacia él. Necesitamos abrir nuestras mentes a formas de pensamiento y de ver el mundo alternativas. Debemos aceptar a nuestros ancestros como iguales (e incluso superiores) en todo aspecto. No ha habido “evolución” alguna de nuestra raza, sólo degeneración; ¡somos más tontos que nunca antes! Es particularmente importante deshacernos de todo prejuicio en lo que respecta a conceptos como el de “dios”. ¿Qué es en realidad un “dios”? O más interesante, ¿qué era un “dios” para nuestros ancestros? ¿Qué pensaban sobre este término? ¿Qué fue lo que pusieron en este término? ¿Qué fue “dios” para ellos? ¡¿Es posible que no hayan pensado en absoluto en los dioses como lo hacemos nosotros?! ¡Tal vez hemos entendido incorrectamente toda la mitología de Europa por haber estado cegados por la manera Judeo-Cristiana de pensar!

Un hombre inteligente puede levantar una civilización maravillosa y tecnológicamente avanzada, y un hombre estúpido no sería capaz, pero un hombre aún más inteligente decidiría no construir forma alguna de civilización, pues también es capaz de ver sus consecuencias negativas. Así que, por lo que sabemos, nuestra civilización tecnológicamente avanzada no es el resultado de la evolución, de que el hombre se haya vuelto más inteligente con el tiempo, sino de la degeneración; es el resultado de que el hombre dejó de ser capaz de ver las consecuencias negativas que ese tipo civilización traería consigo.

Alguien podría decir que la civilización y la tecnología moderna ha traído más bien que mal, pero, ¿es así realmente, si la forma en que hoy usamos la tecnología apunta sobre todo a una compensación de la pérdida de nuestras capacidades intelectuales? ¿Será que en el pasado no inventaron cámaras simplemente porque tenían memoria fotográfica? ¿Será que en el pasado no desarrollaron computadores simplemente porque no los necesitaban en absoluto? Hoy en día estas cosas son necesarias, porque somos demasiado estúpidos para memorizar cualquier cosa. Hoy en día apenas somos capaces de hablar nuestros idiomas nativos como corresponde.

De manera que podemos ver el advenimiento de la religión, el arte, la civilización y la cultura no como el resultado de la evolución, sino como el resultado de haber perdido algo, como el resultado del constante desarrollo de nuevas medidas para no perder nuestro acervo y nuestro espíritu; para no perder nuestra mente.

Entonces pregunto nuevamente: ¿cómo definían nuestros mucho más inteligentes ancestros el término “dios”? ¿Cómo fue que crearon este término y que significado tenía para ellos, y cómo debía ser entendido por su descendencia? ¿Fue acaso sólo un medio de preservar algo para las generaciones venideras? ¿Una especie de código?

Bien, lo que tengo por seguro es que no deberíamos tener con nuestros dioses el tipo de relación que tienen los Judeo-Cristianos con su falso “dios” Hebreo. No somos religiosos de la misma forma que ellos. No tenemos fé; en cambio tenemos sabiduría. No tenemos humildad; en cambio tenemos orgullo. No tenemos pecados; en cambio ¡tenemos honor! Nuestros dioses son ventanas al pasado, portales hacia una época en que el hombre era mejor, abiertos para quienes tengan la sabiduría, la confianza y la valentía para salir de la fosa séptica Judeo-Cristiana y adentrarse en ellos. ¡La belleza está justo enfrente de nuestros ojos! Sólo hace falta que los abramos. ¡Sólo hace falta acoger a los dioses de nuestros ancestros!

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/15/do-et-des/

Asatru: El Renacimiento de la Religión Europea Original (parte 2)

Mientras la religión y la cultura antiguas florecían en las tribus de los bosques Europeos, los invasores Cristianos primero encontraron oportuno matar a tantas de estas tribus como fuera posible. Entonces los sacerdotes Cristianos parásitos tomaron el control de las personas restantes, y aplastaron el espíritu pagano europeo, tal como los grandes pueblos Azteca y Maya fueron aplastados más tarde en las Américas.

Cuando los conquistadores cristianos invadieron América, pensaron que su fe era superior a la de las civilizaciones Azteca y Maya. Artefactos religiosos de oro fueron fundidos para hacer dinero, las escrituras fueron quemadas, los pueblos nativos fueron esclavizados y obligados a vivir de acuerdo a las costumbres de los invasores. Esto es lo mismo que le ha pasado a nuestra gente cuando los Europeos fueron invadidos por el Cristianismo: la religión de nuestros antepasados ​​fue prohibida, nuestros lugares de culto fueron destruidos, aquellos que conocían nuestras viejas costumbres fueron asesinados y aquellos que querían aprenderlas fueron castigados o también asesinados.

Las personas que resistieron a la nueva religión Cristiana fueron torturadas y ejecutadas. Cada forma de resistencia a lo largo de la historia fue violentamente reprimida. —Puedo nombrar, por ejemplo, la Caza de Brujas y la Inquisición, en donde miles de personas fueron brutalmente asesinadas en un holocausto organizado por la Iglesia Cristiana.

La religión Ásatrú también fue objeto de una violenta campaña de represión durante un período de cientos de años. Incontables miles de personas fueron asesinadas o mutiladas en el proceso. Sin embargo, la gente común Europea no abandonó sus queridas creencias de manera rápida o fácil. La verdad es que nunca se puede quitar sus creencias a un pueblo honorable, y Ásatrú fue meramente suprimido en lugar de aniquilado. Por lo tanto, hoy definitivamente no es una religión “New Age”. Muchos seguidores de Ásatrú conocidos hoy como Ásatrúers o Ásatrúars se llaman a sí mismos: Paganos, en memoria y en honor de los ancestros que prefirieron morir antes que convertirse al Cristianismo.

Caza de brujas en Europa

FUENTE: Asatru: Europe’s Ancient Religion Reborn – By Gabriella

Wotanismo en el Mundo de Hoy

“A un hombre puedes quitarle sus dioses, pero sólo para darle otros a cambio” (C. G. Jung).

Nota: Artículo original de Ron McVann (vinlandfolkresistance.blogspot.com).

La vida es una batalla en curso entre fuerzas internas y externas. La fuerza externa todos la experimentamos cada día y compone la realidad de nuestro mundo físico. Si no hacemos nada, la fuerza externa seguirá su ciclo interminable y atemporal a pesar de todo, como lo dictan la Naturaleza y las Leyes Universales.

La fuerza interna es la esencia que motiva y manifiesta a nuestro ser, que forma nuestro carácter, que estimula el pensamiento y le da forma al mundo alrededor de nosotros. Se podría decir que la fuerza externa es el vehículo y que la fuerza interna es el conductor. La fuerza interna es el pensamiento, y es el pensamiento que crea la voluntad, que hace al hombre y que dirige la búsqueda en cada raza de hombre.

Es sólo cuando el hombre trata de rebelarse contra la Naturaleza que él entra en conflicto con la lógica de hierro de la Ley de la Naturaleza y con los principios a los cuales él mismo debe su existencia como una especie distinta. Una raza es un fenómeno de la Naturaleza, y si llegara a extinguirse, nunca podrá ser rehecha. En todas las cosas sólo los fuertes sobreviven. Ésta es la ruda y cierta realidad de la vida. Cuando se trata de la supervivencia como un grupo o individuo, sólo los fuertes sobreviven, y ¡La Fuerza Siempre Tiene la Razón!.    

Las razas del hombre pueden ser observadas en tres categorías generales: los creadores, los mantenedores y los destructores. A través de toda la Historia registrada la raza euro-aria ha mostrado el camino como los principales diseñadores creativos y constructores de las más grandes civilizaciones, con su arte y su tecnología, tanto en el hemisferio Norte como en el Sur. Ha sido el genio inventivo del euro-ario el que ha provisto al mundo de la miríada de bienes indispensables, lujos y comodidades, que hoy muy a menudo se dan por hecho. La palabra “Ario” se deriva del antiguo lenguaje indoeuropeo conocido como sánscrito, un precursor de las lenguas griega, latina y germánica. La palabra “ario” significa “noble” y es usada para describir a la gente Blanca de linaje europeo.

Siempre ha habido muchas nacionalidades diversas a través de toda la historia de la raza aria. Una nacionalidad, sin embargo, tiene menos que ver con el origen genético de alguien, y más esencialmente con las costumbres, lenguaje, carácter y localización geográfica particulares de un segmento de una raza. En algún punto de la Historia los arios se separaron en dos tribus principales y genéticamente distintas: los teutónicos y los celtas, pero estas divisiones son arbitrarias, fratricidas y un resultado de diversas circunstancias históricas e irrelevantes para toda la Humanidad aria hoy. Cuando uno habla de “raza” y “pueblo” los dos términos no siempre comparten el mismo significado. En un sentido, la raza Blanca entera podría ser considerada un pueblo (folk) por la sangre. Más precisamente, el pueblo es principalmente la unidad social de la raza, que es productora y portadora de cultura.   

Un pueblo vigoroso y unificado siempre dirigirá su principal preocupación hacia la preservación de aquellos elementos raciales primarios de la sangre que le dan a aquel grupo su identidad y su esencia. Que compartamos la misma sangre como raza no asegura que nuestros inherentes y tribales puntos de vista, identidad y perspectivas, serán necesariamente los mismos. Sea como fuere, si esperamos sobrevivir como especie es nuestra obligación moral unir todas nuestras nacionalidades euro-étnicas existentes como un pueblo pan-ario.  

Una gran idea falsa acerca de la supervivencia es que las formas superiores triunfarán. La Naturaleza ha demostrado muchas veces que esto no es verdadero. De los poderosos dinosaurios que alguna vez vagaron por la Tierra, no existe ni uno hoy. El tigre dientes de sable, con todo su poder y fuerza, pasó al olvido, pero la despreciable cucaracha sobrevivió. Los antiguos egipcios Blancos, los sumerios, los persas, los troyanos, los minoicos, los griegos, los espartanos, los romanos y los vikingos, entre muchísimas civilizaciones menores, están extinguidos ahora como pueblos y culturas únicos. 

El poder físico por sí mismo no es ninguna garantía, ni tampoco lo es la capacidad intelectual o la especie. El ingrediente clave que asegura la supervivencia de una raza es su unificada voluntad de auto-preservación y la persistente y firme conciencia de pueblo que proviene de una creencia autóctona mutua. Una creencia cohesiva DEBE ser establecida antes de que una voluntad de hierro y una conciencia colectiva de un pueblo (folk) puedan comenzar a desarrollarse.

Cualquier forma de religión o sistema de creencias que no surja naturalmente del alma de la raza, que no nazca de la sangre, destruirá al final los hilos vitales que unen a las especies con la Naturaleza y a parientes con parientes. Una raza sin un mito étnico y sin una creencia espiritual cohesiva, se mueve sin rumbo fijo a través de la Historia. Las más poderosas civilizaciones arias del mundo permanecieron fuertes sólo mientras estuvieron unidas y orgullosas como pueblos y culturas. En el momento en que ellas ignoraron esta lógica de la Naturaleza, toda aquella grandeza y gloria, los mismos ingredientes que elevan al hombre hacia lo divino, se fueron abajo como polvo y nada. Hoy todavía vemos los restos que quedan de esos Imperios desvanecidos, y suspiramos de admiración por el esplendor y la riqueza de aquellos tiempos distantes.  

Los arios durante miles de años, lejos en la Prehistoria, siempre tuvieron sus dioses indígenas. Esos dioses eran una parte integral de la gente, y daban propósito, significado, unidad y conciencia colectiva a la civilización. El origen de WOTAN entre la gente aria se pierde en la Prehistoria, pero su popularidad a través de toda Europa del Norte comenzó a desarrollarse alrededor de 300 a.C., sustituyendo a antiguos altos dioses patriarcales como Mimir, Tyr, Poseidón, Atlas y otros por el estilo.  

Wotan es el nombre teutónico para el alto dios a quien los nórdicos llamaban Odin y los anglosajones llamaban Woden. El Wotanismo (a menudo llamado Odinismo o Asatru) difundió una enseñanza de una religión basada en la Naturaleza y condujo a un modo de vida que puso para sí un objetivo final de traer a la existencia una raza única y noble y que expulsó a los intrusos romanos universalistas de una vez para siempre en el Rin bajo el gran líder teutónico Hermann (Arminius).   

El Wotanismo siempre ha colocado un alto valor en la libertad e individualidad humanas. El Wotanismo nunca fue una religión misionera; era más bien una religión que gradualmente evolucionó entre nuestra gente a través de innumerables generaciones. La religiosidad indoeuropea no es esclavitud. El Wotanismo no contiene ninguna de las súplicas de un esclavo oprimido a su vengativo y todopoderoso amo inclinado de rodillas, sino que es más bien la confiada realización de una comunidad que comprende tanto a dioses como a hombres que viven en armonía.    

El Wotanismo siempre ha enseñado el coraje y la intrepidez en la batalla. Los dioses de Asgard están siempre cercanos y sirven como consejeros que son capaces de conducir a nuestros hombres y mujeres arios hacia la grandeza. Mediante una acción heroica un Wotanista podría tomar su vida en sus manos y ser un amo de su propia alma. Los grandes regalos de los dioses dados al hombre eran una preparación para afrontar el mundo como éste era, el conocimiento y la auto-confianza que sostiene a los hombres en lugares apremiantes, y la impertinencia para ganar aquella gloria que puede ella sola sobrevivir a la muerte.  

El Wotanismo siguió prosperando durante muchos siglos en Europa del Norte y se hizo eternamente popular a través de toda la Era Vikinga entre 800 y 1100 d.C. La época vikinga fue altamente significativa, ya que fue el último impulso importante de los pueblos arios para ser políticamente independientes y permanecer soberanos ante la influencia de la foránea religión semítica del judeo-cristianismo.    

Cuando la Edad Vikinga alcanzó su crepúsculo, el Wotanismo pareció abandonar la escena de la Historia mundial. A medida que la intolerante conversión judeo-cristiana afirmaba su dominación a través de Europa y otras partes del mundo, el Wotanismo junto con la mayor parte de todas las religiones paganas fueron forzados a pasar a la clandestinidad a punta de espada. Muchos de los antiguos sagrados santuarios y los Eddas fueron destruídos y borrados completamente de nuestra herencia. Afortunadamente, algo de la historia y de los mitos arcanos fue salvado por circunspectos eruditos y posteriormente conservado en nuestro folklore. 

Carl Jung, iluminado por los escritos del autor alemán Bruno Goetz, declaró: “Wotan desapareció cuando sus robles cayeron, y apareció otra vez cuando el dios cristiano demostró ser demasiado débil para salvar a la cristiandad de la matanza fratricida”.

“El pensamiento es la función. La vida es el funcionario. La corriente se retira a su fuente. Una gran alma será fuerte para vivir, así como fuerte para pensar” (Ralph Waldo Emerson).

El Wotanismo regresó de manera influyente entre los pueblos germánicos al final del siglo XIX y se hizo manifiesto durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Un mito nuevo pero antiguo se estaba desarrollando, un mito de la sangre, y comenzó a revivir la luz, el orden, el espíritu y la calidad de folk otra vez dentro de la raza aria. El honorable psicólogo suizo y reconocido fundador de la psicología analítica profesor Carl Gustav Jung declaró que “El poder de Wotan (la deidad principal de nuestros antepasados pre-cristianos) estaba poseyendo a, o encarnándose en, el pueblo alemán entero”.

El profesor Jung posteriormente declaró en una carta a su amigo Miguel Serrano en 1960 que “Wotan en realidad nunca murió sino que ha retenido su vitalidad y autonomía original. Nuestra conciencia sólo imagina que ella ha perdido a sus dioses; en realidad, ellos están todavía allí y sólo se necesita una cierta condición general para traerlos de vuelta con toda su fuerza”.

El Wotanismo siempre permanecerá como la verdadera herencia espiritual de la Humanidad aria. El espíritu de Wotan, sea consciente o inconsciente, es una parte del carácter físico y mental de cada hombre, mujer y niño Blancos, y es tan antiguo en su esencia como la raza aria misma. El Diccionario Islandés de Oxford define a Odín (Wotan) de esta manera: “El nombre de Odín hace alusión a la mente o al pensamiento, y a la respiración; son los poderes acelerantes y creativos; denota a la omnipresente divinidad espiritual”.    

Dioses como Wotan, Tyr, Thor, Baldur y la diosa Freyja, Nerthus y otros, todos representan y personifican diversos aspectos de la Naturaleza y un camino a una evolución más alta. Tal como nuestros arquetipos espirituales, ellos también representan las leyes primordiales, las fuerzas naturales y las muchas diversas características del hombre. El valor respirado en un dios o héroe es lo que es eterno en el bien y el mal. 

“Ahora el hombre está avergonzado de sí mismo; él se esconde y se mueve sigilosamente por el mundo, para ser tolerado, para ser compadecido, y apenas en mil años algún hombre se atreve a ser sabio y bueno, y así consigue para él las lágrimas y las bendiciones de sus congéneres” (Ralph Waldo Emerson).

Una mente que sólo comprende de manera literal, piensa en los dioses como entidades biológicas que existen por sí mismas, o bien los considera como invenciones truculentas o supersticiosas. Esto, sin embargo, no quiere decir que esos dioses de nuestro pueblo no posean un carácter formidable, una presencia, una forma, una realidad o un poder que nuestros antepasados les habían atribuído en forma legítima. Wotan produce efectos en el pensamiento colectivo y en la vida de la raza Blanca y de ese modo revela su propia naturaleza.     

Por cuanto el comportamiento de una raza toma un carácter específico a partir de su comprensión de sus dioses, imágenes y símbolos, podemos hablar de un arquetipo Wotan como un factor psíquico autónomo que conduce y guía la voluntad de nuestra gente, tal como lo hace el Logos Divino o el gran Dios de la Creación que reina sobre toda la Humanidad.     

Incluso si nuestros parientes de raza llegan a ser parte de otra cultura extranjera, ellos todavía son llamados profundamente dentro por sus propios dioses de la sangre. La foránea religión judeo-cristiana sólo podría sobrevivir en el mundo occidental mientras retenga las costumbres, las ceremonias, las celebraciones, la etnicidad y la ética ario-paganas. Un pueblo está perdido como tal si, al revisar su historia y al poner a prueba su “voluntad de futuro”, ellos no pueden experimentar la unidad racial. La verdadera espiritualidad étnica de alguien no puede ser totalmente aislada, ya que trabaja no sólo en el cuerpo de una raza sino sobre su espíritu y su voluntad, que es la expresión del alma de la raza.    

Wotan, como la eterna imagen reflejada de los poderes espirituales primordiales del hombre ario, vive dentro de nosotros hoy al igual que lo hizo hace 5.000 años. El concepto de Wotan no existiría si nuestra alma y sangre no existieran. Los dioses no son sólo una parte viva de nosotros, sino que están insertos en nuestro ADN y son transmitidos de generación en generación. W.O.T.A.N. como una sigla puede ser expresado de manera correcta como la voluntad de la nación aria (Will Of The Aryan Nation).   

El Wotanista practicante de hoy puede desarrollarse individualmente o en un grupo, lo que es comúnmente referido como un “kindred” (un grupo de gente emparentada). El tamaño de un kindred puede variar desde dos miembros a una comunidad entera. Cada acontecimiento o ceremonia en un kindred es conducido por un Godi Gothi, que sirve como el consagrado sacerdote de Wotan. Una sacerdotisa femenina (Gydja) tiene las mismas funciones que un Gothi. Los kindreds muy a menudo tienen el ciclo tradicional de celebraciones estacionales. Una vez al año, los kindreds de una región general conducirán un “Althing”, una costumbre tradicional de nuestros antepasados europeos del Norte en la cual una asamblea de kindredsse reúne para celebrar y determinar también todos los asuntos y diferencias legales que pueden haber ocurrido durante el año anterior.     

Los Wotanistas creen que una revolución espiritual y folkish debe ocurrir que le ponga fin a las ideologías destructivas, a la apatía, a la decadencia moral y espiritual que se ha convertido en el cáncer de nuestro moderno mundo materialista consumista occidental. El Wotanismo no está destinado a ser una retirada desde nuestra vida actual hacia nuestro pasado ancestral, pues sus conceptos son eternos y se aplican tanto hoy como se aplicaron a nuestros antepasados a través de toda la Historia. ¡Un roble es sólo tan fuerte como sus raíces!.     

Este escrito Wotanista fue creado con la sincera esperanza de que la raza aria por todo el mundo pueda llegar a entender el significado de nuestro carácter de nación y el verdadero espíritu e importancia de nuestro ser ancestral étnico, nuestras creencias y herencia. Vivimos en un tiempo de extremo y crucial desafío. Nunca en toda la Historia escrita la suma total de nuestra herencia y supervivencia como especie ha estado tan vitalmente amenazada. La raza Blanca de hoy compone entre el 8 y el 10% de la población mundial, y aproximadamente el 2% son mujeres Blancas en edad de procrear o más jóvenes.    

La supervivencia de nuestra raza está en juego como nunca antes; esta sombría realidad no se marchará por sí misma. En la Ley de la Naturaleza no hay favoritos, los fuertes sobreviven y los débiles perecen, la fuerza es lo correcto, luchar o morir, hundirse o nadar, es muy simple. La Naturaleza no perdona la debilidad. Que hayamos sobrevivido tanto tiempo como especie se debe a los esfuerzos de voluntad de hierro de nuestros antepasados que lucharon en todo momento y obedecieron las Leyes de la Naturaleza que preservan al pueblo. Todo lo que somos ahora y lo que podemos esperar alguna vez convertirnos en el camino ascendente de nuestra especie puede ser resumido en una simple sigla, O.R.I.O.N. (Our Race Is Our Nation, Nuestra Raza Es Nuestra Nación).  

El resurgimiento del antiguo aunque nuevo mito del Wotanismo ya impulsa y enriquece a mucha de nuestra gente aria por todo el mundo. Mediante el Wotanismo la supervivencia y la dignidad de nuestra rica herencia son entregadas en vuestras manos. ¡Un Credo de Hierro!. ¡Consérvelo! Cae con usted, se elevará con usted. ¡Mientras un pueblo viva, sus dioses son inmortales! Pueda Wotan y el camino Wotanista convertirse en el símbolo de despertar en vuestra búsqueda personal y en una voluntad unida y vigorosa de nuestra gente.–

Wotan como arquetipo.

FUENTE: http://editorial-streicher.blogspot.com/2016/08/ron-mcvan-de-soles-y-wotanismo-actual.html?m=1

Los Dioses Esperan en las Sombras

¿No habéis oído hablar de aquel hombre frenético que justo antes de la claridad del mediodía encendió una lámpara, corrió al mercado y no dejaba de gritar: «¡Busco a Dios, busco a Dios!»? —Allí estaban congregados muchos de los que precisamente no creían en Dios, provocando una gran carcajada. «¿Acaso se ha perdido?», dijo uno. «¿Se ha extraviado como un niño?», dijo otro. «¿O es que se ha escondido? ¿Nos tiene miedo? ¿Se ha hecho a la mar en un barco? ¿Ha emigrado?»—así chillaban y reían sin orden alguno. El hombre frenético saltó en medio de ellos, atravesándolos con la mirada. «¿Adónde ha ido Dios?», gritó, «¡yo os lo voy a decir! ¿Nosotros lo hemos matado —vosotros y yo! ¡todos nosotros somos sus asesinos! ¿Pero cómo hemos hecho esto? ¿Cómo fuimos capaces de bebernos el mar hasta la última gota? ¿quién nos dio la esponja para borrar todo el horizonte? ¿qué hicimos cuando desencadenamos esta tierra de su sol? ¿Hacia dónde se mueve ahora? ¿Hacia dónde nos movemos nosotros? ¿Lejos de todos los soles? ¿No caemos continuamente? ¿Y hacia atrás, hacia los lados, hacia adelante, hacia todos los lados? ¿Hay aún arriba y abajo? ¿No vagamos como a través de una nada infinita? ¿No sentimos el alentar del espacio vacío? ¿No se ha vuelto todo más frío? ¿No llega continuamente la oscuridad y más oscuridad? ¿No tendrían que encenderse lámparas a mediodía? ¿No escuchamos aún nada del ruido de los sepultureros que entierran a Dios? ¿No olemos aún nada de la putrefacción divina? —También los dioses se descomponen. ¡Dios ha muerto! ¡Dios sigue muerto! ¡Y nosotros lo hemos matado! ¿Cómo nos consolaremos los asesinos de todos los asesinos? Lo más sagrado y lo más poderoso que hasta ahora poseía el mundo, sangra bajo nuestro cuchillos —¿quién nos enjuagará esta sangre? ¿Con qué agua lustral podremos limpiarnos? ¿Qué fiestas expiatorias, qué juegos sagrados tendremos que inventar? ¿No es la grandeza de este hecho demasiado grande para nosotros? ¿No hemos de convertirnos nosotros mismos en dioses, sólo para estar a su altura? ¡Nunca hubo un hecho más grande —todo aquel que nazca después de nosotros, pertenece a causa de este hecho a una historia superior que todas las historias existentes hasta ahora!» Aquí calló el hombre frenético y miró nuevamente a sus oyentes: también éstos callaban y lo miraban extrañados. Finalmente, lanzó su lámpara al suelo, rompiéndose en pedazos y se apagó. «Llego demasiado pronto —dijo entonces—, mi tiempo todavía no ha llegado. Este enorme acontecimiento aún está en camino y deambula —aún no ha penetrado en los oídos de los hombres. El rayo y el trueno necesitan tiempo, la luz de las estrellas necesita tiempo, los hechos necesitan tiempo, aun después de que hayan ocurrido, para ser vistos y escuchados.» Esta acción les está todavía más lejana que los astros más lejanos —«¡y sin embargo, ellos mismos la han llevado a cabo!». —Se cuenta además que, ese mismo día, el hombre frenético irrumpió en diferentes iglesias y entonó su Requiem aeternam Deo [Descanso eterno para Dios]. Conducido fuera de ellas y conminado a hablar, sólo respondió una y otra vez: «¿Qué son, pues, estas iglesias sino las tumbas y sepulcros de Dios?»”.

(La gaya ciencia – Friedrich Nietzsche, 1882)

Wotan

Asatru: El Renacimiento de la Religión Europea Original (parte 1)

Hay muchos nombres para la religión que aquí llamo Ásatrú: Paganismo Nórdico, Odinismo, Wotanismo, Troth, incluso “la religión de los vikingos” … Algunas personas insisten en solo algunos de estos términos y rechazan los otros. En cualquier caso, la palabra Ásatrú significa, aproximadamente,”Creer en” u “honrar” a los antiguos dioses y diosas del norte de Europa. Sin embargo, es mejor descrito como el renacimiento moderno de la religión real de los pueblos europeos. Hoy, Ásatrú es el resurgimiento de la fe indígena pre-cristiana de los pueblos europeos del norte.

Los orígenes de la palabra son del Nórdico Antiguo, la lengua de la antigua
Escandinavia, el último lugar donde esta religión existió en su forma más pura. Ásatrú es el nombre que los propios nórdicos daban a su religión. Ásatrú es esencialmente su legado cultural. Es la tradición por la que estos pueblos Europeos vivieron.

Es una religión muy antigua, mucho más antigua que el cristianismo, el islamismo, el budismo o la mayoría de los demás religiones. De hecho, Ásatrú tiene miles de años. Sus inicios se pierden en la prehistoria. Estrictamente hablando, ya que Ásatrú es la religión que brota de las creencias espirituales específicas de los antiguos Europeos, probablemente sea tan antiguo como esta rama particular de la humanidad. El espíritu
que expresa es tan antiguo como el propio pueblo europeo: al menos 40,000 años, y quizás aún más.

Probablemente comenzó casi al mismo tiempo en que antiguos habitantes del continente europeo ganaron suficiente inteligencia para comenzar a cuestionar su origen y desarrollar patrones de habla suficientes para discutir estas ideas con otros. Fue uno de los factores clave en el desarrollo de Europa como una cultura y sociedad civilizada, introduciendo conceptos tales como leyes, sistemas de justicia e interacciones culturales tribales.

Mucho antes de que el cristianismo se apoderara de Europa, ya existía ahí una religión indígena organizada. Ásatrú es de hecho la religión original o “nativa” de los pueblos que ocuparon la mayor parte de
Europa. Geográficamente hablando, en el continente europeo se practicó Ásatrú desde Escandinavia y Gran Bretaña en el norte, hasta Francia y Alemania en el sur, y tan lejos al este como Rusia … Cuando las tribus emigraron, también lo hizo la religión. Como una religión organizada,
Ásatrú parece tener unos 8.000 años.

Antes de que el cristianismo llegara a Europa, la religión, la cultura y la sociedad de todos los pueblos europeos se basaban en creencias paganas. El paganismo fue la influencia dominante que dio forma a las gentes de las tierras escarpadas del norte de Europa.

Ásatrú era entonces y es ahora una religión tribal o del pueblo (folk religion). Como tal, comparte mucho con otras tradiciones tribales indígenas, incluyendo las de los indios nativos americanos. Ásatrú tiene en realidad, mucho en común con la religión india americana. Ambas son tribales, ambas honran a los ancestros, y ambas tienen mucho que enseñarnos acerca de nuestra conexión con el mundo natural que nos rodea. Ambas enseñan elevados principios personales … Ásatrú y el camino de los Indios son ambas las religiones indígenas de un pueblo específico.

Dísablót – August Malmström

FUENTE: Asatru: Europe’s Ancient Religion Reborn – By Gabriella

¿Por qué la Religión Europea?

La religión europea nativa, sus tradiciones, costumbres, cultura y cosmovisión, es conocida con matices ligeramente diferentes por toda la Europa antigua. Esta religión pagana es la religión de nuestra sangre y suelo, y así como la mente no puede ser separada del cuerpo, esta religión no puede ser separada de nosotros; sin ella dejaremos de existir. Sin ella moriremos tal y como lo hacemos en nuestros días porque no la practicamos. Con la reintroducción de la religión europea comenzaremos a vivir como lo hacíamos antes, en armonía con nosotros mismos y con nuestro entorno, y seremos capaces de cultivar nuestras peculiaridades raciales, conocidas por haber alumbrado la filosofía, las matemáticas, la arquitectura, música bella, las esculturas, pinturas, poesía, medicina, astronomía y toda clase de tecnología.

Ceremonia religiosa europea.

La religión europea no promueve ningún “Paraíso” extraterrenal y ficticio como objetivo final de todo hombre individual, sino, en vez de eso, la vida eterna en la tierra de los antepasados, y la inmortalidad por medio del Honor. No hay desprecio por la Tierra, ni una descripción de la Tierra como algo que tengas que “soportar” o “tolerar” hasta que puedas mudarte a algún lugar mejor. La religión europea promueve la Tierra y la vida en la Tierra como algo buenovalioso y significativo, y considera la vida Honorable como el mayor ideal. La vida se vive teniendo en mente la mejora de todo , la preservación de lo bueno y la promoción del Honor: el Pagano Honorable europeo vive su vida sabiendo – o si lo prefieres creyendo – que él mismo renacerá por medio de sus propios hijos o nietos después de haber muerto, así que procurará hacer que su vida sea tan buena como sea posible para aquellos que vendrán después que él. No agotará los recursos ni cortará bosques enteros para beneficiarse, porque sabe que él mismo los necesitará en su vida siguiente. Todo lo que haga bien en esta vida será su propio beneficio en su siguiente vida, y él sólo renacerá si vive y muere con Honor.

La Religión Europea no es sólo nuestra religión; ¡es la quintaesencia del hombre europeo!. ¡La mente y el espíritu de Europa!. Sin la Religión Europea, el hombre europeo es como una computadora sin software (p.ej. un ateo), o con un software que no es compatible o sólo lo es parcialmente con el hardware (p.ej. budista) o incluso con un software malicioso (como un virus) que trabaja para destruir todo por dentro (p.ej. un cristiano o musulmán). No funciona adecuadamente, si acaso lo hace, y se colgará. Reinícialo si quieres, cada vez que se cuelgue, pero estate preparado para que se cuelgue de nuevo y que siga haciéndolo hasta que elimines todos los virus e instales el software adecuado. Puedes hacerlo. Todo lo que necesitas está aquí, en los post de este blog.

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2014/06/09/por-que-la-religion-europea/.

Conceptos Básicos del Asatru (parte 3)

¿Qué dice el Asatru acerca del bien y el mal?

El bien y el mal no son constantes. Lo que es bueno en un caso puede no serlo en otro, y el mal en una circunstancia específica puede no serlo bajo condiciones distintas.

En cualquier instancia, la forma correcta de actuar habrá sido moldeada por la influencia del pasado y el presente. El resultado podría o no ser “bien” o “mal”, pero seguiría siendo lo correcto.

En ningún caso lo que es bueno o malo es dictado por edictos dictados por una divinidad autoritaria. Se espera que usemos nuestra libertad, responsabilidad y conciencia del deber para servir los mejores y más elevados fines.

¿Qué enseña el Asatru acerca de la otra vida?

Creemos que hay otra vida, y que aquellos que han vivido vidas virtuosas y honorables experimentarán mayor realización, placer y desafío. Aquellos que han llevado vidas caracterizadas por el vicio, la debilidad y un bajo nivel de conciencia serán separados de los suyos y condenados a un estado vegetativo de aburrimiento y melancolía.

La naturaleza precisa de la otra vida – cómo se verá y sentirá – está más allá de nuestro entendimiento y es tratada simbólicamente en los mitos.

Hay también una tradición en el Asatru de renacimiento dentro de la línea familiar. Tal vez al individuo se le permite elegir si quiere o no volver a manifestarse en este mundo, o quizás haya leyes naturales que gobiernen este proceso. De todos modos, por supuesto, todos vivimos en nuestros descendientes, dejando de lado la noción de reencarnación y una vida futura.

Para ser honestos, los practicantes del Asatru no nos preocupamos demasiado acerca de el otro mundo (lo que pasa después de la muerte). Vivimos aquí y ahora, en esta existencia. Si hacemos esto, y lo hacemos bien, la próxima vida se encargará de sí por sí sola.

¿El Asatru involucra rendir culto a los ancestros?

El Asatru dice que deberiamos honrar a nuestros ancestros. También dice que estamos ligados a ellos de un modo especial. Una de las implicaciones de esta relación es que los ancestros necesitan nuestra veneración, y que ellos nos retribuyen cuidándonos desde el más allá.

También creemos que nuestros antepasados nos han legado ciertas cualidades espirituales tal como seguramente nos han dado varios rasgos físicos. Ellos viven en nostors. La familia o el clan está por sobre y más allá de los límites del espacio, tiempo, y muerte.

¿El Asatru tiene un libro sagrado, como la Biblia?

No. Hay fuentes escritas que son útiles para nosotros porque contienen mucho de nuestras tradiciones sagradas en la forma de mitos y ejemplos de la forma correcta de actuar, pero no las aceptamos como infalibles ni como documentos infalibles. Cualquier religión que sostenga tales creencias está engañando acerca de la pureza y precisión de la palabra escrita.

Hay 2 fuentes reales de verdad sagrada, y ninguna nos es expresada a través de palabras. Una es el universo alrededor nuestro, el cual es una manifestación de la esencia divina subyacente. La otra es el universo dentro nuestro, legado de nuestros ancestros como instinto, emoción, predisposiciones innatas, y tal vez incluso memoria racial. Combinando estas fuentes de sabiduría interna y externa con la literatura legada por nuestros ancestros, podemos llegar a verdades religiosas. Esta guía espiritual viva es mejor que cualquier polvoriento y dogmático “libro sagrado”.

¿Qué significa que el Asatru sea descrito como una “Religión Natural”?

Atesoramos la admiración espiritual, la sensación de “conexión” con los Dioses y Diosas, que puede venir al experimentar la belleza y majestuosidad de la naturaleza. Nuestras deidades actúan en y través de la ley natural. Al trabajar en armonía con la naturaleza podemos convertirnos en colaboradores de los dioses. Esta actitud elimina la oposición entre lo “natural” y lo “sobrenatural” y el supuesto conflicto entre religión y ciencia.

Para nosotros, seguir una “religión de la naturaleza” significa reconocer que somos parte de la Naturaleza, sujetos a todas sus leyes. ¡Puede que seamos Dioses en formación, pero sin embargo seguimos siendo miembros del reino animal!

¿De dónde surgió el universo según el Asatru?

Nuestros mitos describen el comienzo del universo como un despliegue de un proceso natural, en lugar de un evento que requirió intervención sobrenatural. Los miembros del Asatru no necesitan abandonar la ciencia moderna para conservar su religión.

La antigua tradición de nuestra gente describe la interacción del fuego y el hielo, y el desarrollo de la viida a partir de éstos – pero esto es simbólico, y dejaremos que los físicos descubran cómo nació el universo.

¿Qué son las runas y qué tienen que ver con el Asatru?

Las runas son símbolos germánicos antiguos que representan diversos conceptos o fuerzas en el universo – los misterios sagrados. En conjunto, expresan la cosmovisión de nuestros antepasados. Sus significados están íntimamente conectados con las enseñanzas del Asatru. Nuestra tradición cuenta como Odin, padre de los dioses, las ganó a través de una dolorosa prueba para que dioses y humanos por igual pudiesen beneficiarse de su sabiduría.

El uso de las runas para meditación y adivinación son integrales a la práctica moderna del Asatru. Correctamente usadas, son poderosas llaves para la transformación y evolución personal .

¿Cómo está organizado el Asatru?

No hay un líder espiritual todopoderoso que hable por todos los del Asatru, pero hay numerosos líderes que hablan a sus cirscunscripciones particulares. Mientras que el Asatru tiene principios definidos aceptados por la mayoría de nuestros seguidores, generalmente permitimos un grado considerable de libertad en la interpretación de la verdad religiosa.

Festividad Asatru

FUENTE: “What is Asatru”. Stephen McNallen. (1985)