¿Son los Elfos Oscuros realmente los mismos seres que los Enanos según la Mitología Nórdica?

Sí, un elfo oscuro y un enano es el mismo ser.

El término nórdico para enano es dvergr, del proto-nórdico *dwargaR. El significado no es claro hasta que aprendes (de las sagas) que una enana es llamada dyrgjá, del proto-nórdico *dwurgê, que significa “abertura en el suelo”.

Lo cual es por supuesto donde los enanos pueden ser encontrados: en aberturas en el suelo.

El término nórdico para elfo oscuro es dökkalfr (elfo oscuro) o svartalfr (elfo negro). Ambos términos son altamente auto-contradictorios a primera vista, porque el nórdico alfr, del proto-nórdico *albaR, del proto-indoeuropeo *alba-, significa “blanco”.

Está todo relacionado a los elfos de luz, los ljósalfar, del proto-nórdico *lesalbaR, de quienes se decía que vivían en la Aurora Boreal y por supuesto en Alfheimr (el salón de Freyr). Ellos viven en la luz, así que son elfos de luz.

Los enanos/elfos oscuros por otra parte, viven solos en los oscuros túmulos (svartalfheimr), así que son elfos oscuros.

Los enanos eran hábiles herreros en la mitología nórdica

FUENTE: https://www.quora.com/Are-dark-elves-actually-the-same-beings-as-dwarves-according-to-Norse-mythology

La Lámpara de Galadriel

Los elfos provenían de Fraujôn (Freyja, Venus, Afrodita, Lada, Aine) y FraujaR (Freyr, Baco, Dionisio, Veles, Aengus), los hijos de Skanpan (Skadi, Diana, Artemisa, Devona, Arduinna) y NerþuR (Njord, Neptuno, Poseidon, Makosh, Llyr).

El término elfo deriva del Inglés Antiguo ælf, del proto-Nórdico albaR, que significa “blanco”. Originalmente, era un término para los parientes muertos, que residían en los túmulos, esperando volver a la vida. Ellos son inmortales, pero tal vez no en el sentido que podrías pensar. Ellos son eternos, tanto como el mundo permanezca luminoso, verde y libre.

Ellos son nuestros espíritus inmortales, nosotros somos ellos. Nosotros (los elfos) reencarnamos en la familia y recordamos y conservamos nuestra fuerza espiritual a través de ellos… al despertar los recuerdos que tuvimos en vidas previas. Hacemos esto al participar en los mismos rituales en que hemos participado siempre (Yule, Pascua, Solsticio de Verano, etc.)… y apreciando los objetos sagrados que poseíamos, o conocíamos bien en vidas previas.

El propósito de los artículos dorados en nuestros túmulos es para asegurar la supervivencia de estos recuerdos.

Para “recuperar” nuestro elfo, entramos a los túmulos y reclamamos los artículos que poseíamos en vidas anteriores. Por eso, nuestros túmulos tienen puertas que uno puede abrir y cerrar.

La amnesia desaparece al ver o experimentar algo familiar, y ganamos la fuerza acumulada de nuestros antepasados, al CONVERTIRNOS en ellos.

Si la sombra prevalece, los elfos se desvancerán y permanecerán en la tierra sólo como espíritus incorporeos… sus recuerdos, sabiduría, ciencia y fuerza se perderán para siempre.

Los elfos se están desvaneciendo, a medida que las máquinas y ruedas de la industria siguen girando, dejando un desierto de concreto esteril donde alguna vez árboles crecieron y animales vivieron.

Todo lo que podría haber despertado los recuerdos está siendo cubierto por la oscuridad de Mordor. Cubierto en arena gris del desierto.

El nuevo hombre es como un árbol sin raíces. Lleno de desprecio por sus antepasados, porque no los conoce. No tiene verdaderos recuerdos de ellos. Sólo conoce las mentiras de Sauron. Sauron puede engañarlo fácilmente y convencerlo de que está mejor en su oscura prisión; como si un animal salvaje estuviera mejor viviendo en un zoológico.

Él cree que el desierto es mejor que el bosque, que domesticado es mejor que salvaje; la sombra mejor que la luz, ayudado mejor que autónomo, la muerte mejor que la vida, incompleto o roto mejor que entero, y que el poder es mejor que la libertad.

Lecciones para ser aprendidas:

  1. La oscuridad de Mordor avanza donde los árboles y las tradiciones caen y las ciudades son construidas (“donde lo tuyo es reemplazado por lo que no lo es, donde el olvido prevalece”).
  2. Tú no eres sólo tú mismo, eres una parte de tu linaje (familia), y si los despiertas, los recuerdos de los antepasados pueden ser tuyos. El coraje, sabiduría, fortaleza y honor acumulados de tus ancestros pueden ser tuyos… ¡porque tú eres ellos!.

Lleva esta lámpara élfica contigo, y haz uso de ella cuando vayas a los lugares oscuros del mundo (¡para lanzar El Anillo Único a las llamas del fuego!). ¡Has desaparecer la oscuridad de nuestro mundo con ella!.

Elfos Bailando

FUENTE: https://www.youtube.com/watch?v=Dby-c8dMg70

Ygdrassill y las Sagradas Fuentes de la Sabiduría

Yggdrasill se traduce como “el que exige reverencia” (pero es más comúnmente traducido como “el caballo terrible”), y es otro nombre para el dios Heimdallr (“árbol del mundo”, “árbol sobre la morada”). El árbol de la vida está ubicado en el túmulo mortuorio; su copa se estira en el aire, el reino de los espíritus (Âsgarðr), y sus raíces llegan hasta Hel; su tronco se encuentra en el Medio, en la Tierra Media (Miðgarðr). Tiene tres raíces, y cada una se alimenta de un pozo sagrado. Estos pozos llevan los nombres de Urðarbrunnr (“la fuente del honor/la reputación”), Mîmisbrunnr (“La fuente de la memoria/los recuerdos”) y Hvergelmir (“corriente del año”, “corriente de aire de un año” o más probablemente “corriente del pasado” o “corriente de aire del pasado”).

Treskilon

En el túmulo no se cortaba el pasto, no se recolectaban hierbas ni se talaban árboles, y no se le permitía pastar a ningún animal. Estos túmulos se cercaban para mantener fuera a los animales. Era un lugar sagrado, un lugar entre el mundo de los vivos (Âsgarðr) y el de los muertos (Hel). Era la Tierra Media (Miðgarðr).

Triquetra

Sí… los académicos aún no han llegado a esa conclusión; Obviamente Âsgarðr  es nuestro mundo. ¡Los dioses somos nosotros! Miðgarðr es solamente el nombre del lugar de entierro, que está dentro de la cerca, en que el hombre mora  entre la vida y la muerte, esperando el renacimiento. Al interior del panteón se le llama Valhöll; el salón de los elegidos/caídos.

Un árbol de la vida que fuera fuerte era probablemente visto como algo bueno. Cuanto más alto, viejo y grande era el árbol, más importante sería el hombre dentro del túmulo. Más viejo sería. Más veces renacería. Más honor y reputación habría podido obtener. Más recuerdos habría dejado atrás. Más “corriente del pasado” podría haber encontrado dentro del túmulo.

Su morada bajo el árbol era el Valhöll, el salón de los elegidos/caídos, y como sabemos este es el salón de Ôðinn. Cada una de las tres raíces y los pozos sagradas están ubicadas en el Valhöll. Tal como a Þôrr se le conoce por su martillo que vuela por los aires, simbólicamente representado como una cruz gamada (“Swastika” en sánscrito), Ôðinn es conocido por si trisquel, alias triqueta alias Valknot (más moderno); un retrato de las tres raíces, los tres apoyos sobre los que se alza el árbol de la vida, los tres pozos o fuentes sagradas.

En Dinamarca hay una piedra rúnica, la Piedra de Snoldelev, famosa por su simbolismo Odínico y el siguiente texto: kunuAlts stAin sunaR ruHalts þulaR o salHauku(m), que los investigadores (…) han traducido como “la piedra de Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, declamador de Salhaugar”. Para saber más sobre suinterpretación pueden hacer click aquí. Probablemente, sin embargo, podría traducirse así: “la piedra de Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, sabio del salón de la colina (mortuoria)”. En otras palabras, Gunnvaldr, hijo de Hrôaldr, era un hombre con un Hamingja y se encontraba dentro de la colina mortuoria. La piedra rúnica era su Yggdrasill; un marcador para mostrarle a los demás dónde estaba enterrado y qué tan honorable era –posiblemente sólo para mostrar el camino a su tumba.

Símbolo de los 3 cuernos de beber en la Piedra de Snoldelev

Un þulr, cuya forma en proto-Nórdico es þulaR, era un erudito, un escaldo, un hombre sabio, pero el significado original de la palabra era “discurso/sermón” o “larga sucesión de palabras”, lo que claramente cabe como anillo al dedo si consideramos cómo era conducido elrito de paso. Necesitaban aprender una larga sucesión de palabras, las canciones sagradas, y entenderlas para pasar la prueba (y entonces convertirse en un þulr). Entonces, el honorable Gunnvaldr había pasado la prueba, y ahora yacía dentro, esperando para renacer.

Ustedes pueden preguntarse qué demonios están haciendo los académicos, cuando casi siempre fallan en comprender los temas que estudian, y lo siento, pero no puedo ayudarlos a entender. Me tiene tan desconcertado como a ustedes. 

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/19/yggdrasill-y-las-sagradas-fuentes-de-sabiduria/

Los Menhires Aún se Alzan

Como hombre Pagano rechazo el concepto Cristiano de la vergüenza y humildad en relación a nuestros antepasados. Cualquier cosa mala que nuestros antepasados ​​hicieran ya no está aquí, pero todo lo bueno que hicieron siempre estará con nosotros. No sólo debemos estar orgullosos de nosotros mismos, en privado, sino también activamente hacer todo lo posible para preservar su memoria. Nosotros somos ellos, porque venimos de ellos y llevamos con nosotros, no sólo su ADN, sino también su espíritu. Vivimos para añadir más al Honor de nuestros antepasados​​, pues nosotros mismos somos ellos.

Los Judeo-cristianos llamarían a esto «fanfarronadas», pero ¿por qué habría de importarnos lo que éstos miserables, ignorantes, esclavos judio -adoradores puedan pensar de nuestras creencias? Nosotros debemos jactamos de nuestro origen, si sentimos que tenemos una razón para ello ¡y cualquier gran hombre en tu familia es por supuesto una buena razón! ¡Brag! ¡Dinos de quién procedes, qué bienes realizaron , lo que lograron! Si lo haces ¡así también nos dirás quién eres tú!

Los Europeos no eran (originalmente) definidos por su comercio, sino por el lugar de donde procedían, los nombres de sus padres y (más tarde) sus nombres de propiedades de familia (Ôðal) – y finalmente
en la era Cristiana, por su comercio.

En el pasado Pagano así era como se saludaban entre extranjeros; ellos mostraban sus manos vacías de armas, si venian en son de paz, deseaban a los extranjeros suerte y alegría, y les hablaban acerca de quiénes eran. Les daban sus nombres, los nombres de sus padres y de dónde venian, y con frecuencia también los nombres de sus abuelos y de los grandes y famosos hombres de su familia. Eran honestos, valientes y orgullosos! ¿Por qué deberiamos ser diferentes hoy? 

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/26/los-menhires-aun-se-alzan/

Do et Des

Nuestra forma de percibir el pasado está muy torcida, distorsionada, dañada y arruinada por los Judeo-Cristianos. Éstos tienen su biblia hecha por el hombre, y cualquier cosa que no encajase con el contenido de esta biblia fue quemado, aplastado, prohibido, demonizado, escupido y cubierto de mentiras. Es por esto que, frecuentemente, aun pensamos en nuestros antepasados Neandertales como grotescos brutos, y, aún más importante, de todo lo que precede al Judeo-Cristianismo como salvaje, primitivo, irrelevante, vergonzoso y totalmente sin importancia. Lo que sea que haya existido antes no debería importarnos en absoluto. Es más, ¡debería avergonzarnos! El mundo comenzó en el año cero. El Judío-Jesús fue el inicio de todo, o, en el mejor de los casos, Noé y su rebaño de animales.

Para entender correctamente el pasado, debemos deshacernos del prejuicio que tenemos hacia él. Necesitamos abrir nuestras mentes a formas de pensamiento y de ver el mundo alternativas. Debemos aceptar a nuestros ancestros como iguales (e incluso superiores) en todo aspecto. No ha habido “evolución” alguna de nuestra raza, sólo degeneración; ¡somos más tontos que nunca antes! Es particularmente importante deshacernos de todo prejuicio en lo que respecta a conceptos como el de “dios”. ¿Qué es en realidad un “dios”? O más interesante, ¿qué era un “dios” para nuestros ancestros? ¿Qué pensaban sobre este término? ¿Qué fue lo que pusieron en este término? ¿Qué fue “dios” para ellos? ¡¿Es posible que no hayan pensado en absoluto en los dioses como lo hacemos nosotros?! ¡Tal vez hemos entendido incorrectamente toda la mitología de Europa por haber estado cegados por la manera Judeo-Cristiana de pensar!

Un hombre inteligente puede levantar una civilización maravillosa y tecnológicamente avanzada, y un hombre estúpido no sería capaz, pero un hombre aún más inteligente decidiría no construir forma alguna de civilización, pues también es capaz de ver sus consecuencias negativas. Así que, por lo que sabemos, nuestra civilización tecnológicamente avanzada no es el resultado de la evolución, de que el hombre se haya vuelto más inteligente con el tiempo, sino de la degeneración; es el resultado de que el hombre dejó de ser capaz de ver las consecuencias negativas que ese tipo civilización traería consigo.

Alguien podría decir que la civilización y la tecnología moderna ha traído más bien que mal, pero, ¿es así realmente, si la forma en que hoy usamos la tecnología apunta sobre todo a una compensación de la pérdida de nuestras capacidades intelectuales? ¿Será que en el pasado no inventaron cámaras simplemente porque tenían memoria fotográfica? ¿Será que en el pasado no desarrollaron computadores simplemente porque no los necesitaban en absoluto? Hoy en día estas cosas son necesarias, porque somos demasiado estúpidos para memorizar cualquier cosa. Hoy en día apenas somos capaces de hablar nuestros idiomas nativos como corresponde.

De manera que podemos ver el advenimiento de la religión, el arte, la civilización y la cultura no como el resultado de la evolución, sino como el resultado de haber perdido algo, como el resultado del constante desarrollo de nuevas medidas para no perder nuestro acervo y nuestro espíritu; para no perder nuestra mente.

Entonces pregunto nuevamente: ¿cómo definían nuestros mucho más inteligentes ancestros el término “dios”? ¿Cómo fue que crearon este término y que significado tenía para ellos, y cómo debía ser entendido por su descendencia? ¿Fue acaso sólo un medio de preservar algo para las generaciones venideras? ¿Una especie de código?

Bien, lo que tengo por seguro es que no deberíamos tener con nuestros dioses el tipo de relación que tienen los Judeo-Cristianos con su falso “dios” Hebreo. No somos religiosos de la misma forma que ellos. No tenemos fé; en cambio tenemos sabiduría. No tenemos humildad; en cambio tenemos orgullo. No tenemos pecados; en cambio ¡tenemos honor! Nuestros dioses son ventanas al pasado, portales hacia una época en que el hombre era mejor, abiertos para quienes tengan la sabiduría, la confianza y la valentía para salir de la fosa séptica Judeo-Cristiana y adentrarse en ellos. ¡La belleza está justo enfrente de nuestros ojos! Sólo hace falta que los abramos. ¡Sólo hace falta acoger a los dioses de nuestros ancestros!

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/15/do-et-des/

La Religión Europea Frente al Ateísmo

Si buscamos el término ‘religión’ en Wikipedia encontraremos la siguiente definición: “Religión es un conjunto organizado de creencias, sistemas culturales, y cosmovisiones que relacionan al ser humano con lo sobrenatural, y a la espiritualidad”. Si buscamos el término ateísmo encontraremos esta definición: “En un sentido amplio, el ateísmo es el rechazo a la creencia en la existencia de deidades. En un sentido más acotado, el ateísmo es la postura que plantea que no existe deidad alguna.” En la misma fuente podemos leer esto: “En la creencia tradicional, una deidad es un ser sobrenatural, que puede ser visto como santo, divino o sagrado”.

Esta definición de Wikipedia parece no cubrir el concepto Europeo de lo que es una deidad. En Europa, una deidad (es decir, un dios o una diosa) era simplemente una fuerza que obraba por el bien de algo. El mismo término Germánico “god” significa simplemente “bueno” (“good”). Al sacerdote Escandinavo se le llamaba gôði, y a la sacerdotisa gyðja(sí, ambos términos significan “bueno”-o”bien”). Los dioses Escandinavos eran comúnmente conocidos como æsir (“espíritus”), singular: âss, y bönd (“cadena”, “atadura”, “obligación”), singular band, pero, por supuesto, también eran llamados gôðir (“dioses”, o sea “fuerzas del bien”), cuyo singular es gôð. Todos estos términos nos dicen mucho sobre estas deidades y cómo nuestros ancestros las veían.

NOTA:Como se explica en Sorcery and Religion in Ancient Scandinavia y también aquí, en Escandinavia no existen “dos familias” de dioses, æsir y vanir; Sólo hay una familia, pero a los más hermosos se les llamaba vanir (“hermoso”), singular vanr.

Las peligrosas fuerzas que se ocupan de derribar, arruinar, desafiar y poner a prueba al bien se llaman jötnar (“hambrientos”, “grandes devoradores”), singular jötunn. No son dioses, pero siguen siendo fuerzas que trabajan en la naturaleza. No obstante, también son fuerzas positivas, pues lo malo trae consigo la oportunidad de que el bien actúe.

En Europa –no sólo en Escandinavia- las deidades eran representadas por personas vivas que eran las mejores entre nuestros antepasados, y al hacerlo, estas personas seconvertían en las deidades. Para esto, los mejores hombres eran elegidos por medio de competencias, hoy conocidas como los Juegos Olímpicos o el Torneo de Caballeros, y las mejores mujeres se elegían también en competencias y concursos de belleza. Al ganador se le daba una manzana. Una salud lozana y jovial, fuerza y belleza era lo que se le pedía a esas deidades, y por esto eran “eternamente jóvenes” –siempre que una deidad perdía en la competición anual,  él o ella era reemplazada por alguien aún más fuerte, más hábil y más hermoso. Por lo tanto, las deidades eran “inmortales”. Nunca morían, y la manzana que se les daba cada año los mantenía jóvenes para siempre.

A los jötnar también se les representaba, pero sólo durante las ceremonias religiosas, después de las cuales eran muertos, y los actores eran más tarde “revividos”, llevando sus “restos” al árbol del sacrificio, en el que colgaban sus ropas (id est su fuerza vital, su color y su forma) para luego volvérselas a poner. Esto se explica más minuciosamente en Sorcery and Religion in Ancient Scandinavia, y en realidad tal vez aún más en MYFAROG (uno de sus capítulos en PDF). Deben notar, por cierto, que MYFAROG es un juego, así que el libro tiene cosas que el juego no.

Todo hombre puede y debe cultivar los dioses y dioses que hay en él, de lo contrario las fuerzas peligrosas tomarán el control, como se explica en Mas allá del Río Ifing.

Si volvemos a la definición de deidad que nos da Wikipedia, mencionada al principio de este escrito, se hace evidente que la creencia Europea en las deidades está, en cierto sentido, más allá de esta definición. También se evidencia que en relación con las deidades Europeas, el ateísmo es exactamente lo mismo que el nihilismo. Si las deidades son lo bueno y moral que hay en el hombre, resulta que el ateísmo es lo mismo que el nihilismo: la negación y el rechazo de lo bueno y moral en el hombre.

Un sacrificio Europeo de algún animal es un fortalecimiento de lo bueno para los que en él participan; normalmente el animal era comido después por las personas que representaban a las deidades y la gente de su tribu. Saben por qué están comiendo a ese animal en particular: puede ser por inspiración, por amor, por temple, por fuerza, por belleza o lo que fuera. Por algo bueno. ¡A los jötnar jamás se le ofrecían sacrificios! Una oración a un dios, una oración a solas, no es una creencia en un ser sobrenatural, y en que ese ser te está escuchando desde algún lugar; es una manera de meditar, y un recordatorio para ti mismo. ¡Se bueno, se justo, se un triunfador, se hábil, o cualquier cosa! ¡Nunca se le rezaba a los jötnar! Lo mismo es un templo construido para honrar a una deidad: siempre que lo ves, lo visitas o incluso sólo piensas en él, estás fortaleciendo a esa deidad en ti. ¡Nunca se construyó un templo en honor de un jötnar!

La religión Europea es sencillamente “una forma organizada de cultivar la bondad”. Las deidades y también los jötnar son fuerzas que actúan en nosotros y en otros lugares de la naturaleza. No son “seres sobrenaturales”. Son humanos reales (o en realidad lo eran… tristemente ya no los representamos), son figuras reales, ideas reales, imágenes reales y símbolos reales que nos influencian directamente a nosotros y a nuestra mente. Lo que sientes te influencia. Ningún ateo puede rebatirlo.

Ser religioso no es algo de lo que debamos avergonzarnos, mientras lo seamos a la manera Europea. Por otra parte, ser ateo no es mejor que ser nihilista, negando a todas las deidades de Europa, y por extensión a todo lo que representan. Ser ateo es aún peor que ser Cristiano, porque los Cristianos al menos siguen valorando aquella antigua buena moral Europea, que han integrado a su fe (la que de otra manera sería Judía), cuando los Judíos no lograron aniquilar la moral Europea durante la Cristianización de Europa.

El Medidor

Cristianismo: 90% religión Europea, 10% Judaísmo

Islam: 90% Judaísmo, 10% religión tribal Arábica

Ateísmo en tanto rechaza a las deidades Europeas: 100% Nihilismo

Nihilismo: 100% Judaísmo

Judaísmo: 100% “Satanismo” (pues es la cultivación activa del jötnar que hay en el hombre)

Para ser Europeo en mente y espíritu has de seguir la religión Europea, de la forma que te acomode. No es bueno consumir un brebaje que es 90% agua limpia y “sólo” un 10% veneno puro. Si lo haces, estarás envenenando tu mente, tu espíritu y tu cuerpo. En vez de eso, todos deberíamos convertirnos, o al menos intentar, en dioses y diosas, tal como nuestros antepasados! 

FUENTE: https://hermandadpagana.wordpress.com/2013/06/19/la-religion-europea-frente-al-ateismo/